Menu

Tipos de cambio

¿Qué son los tipos de cambio?

¿Ha gestionado su empresa alguna vez una transacción financiera para comprar suministros extranjeros o vender productos en el extranjero? En un mundo globalizado, hacer negocios puede implicar a menudo encontrar nuevos proveedores, clientes y socios fuera de las fronteras nacionales para innovar y ser más competitivos. Cuando realizan operaciones comerciales transfronterizas, las empresas suelen comprar o vender bienes y servicios cuyo precio está expresado en una moneda diferente a la utilizada en su país. El valor de su moneda local en comparación con una moneda extranjera viene determinado por su tipo de cambio. Un tipo de cambio se refiere al valor monetario de una moneda por una unidad de otra moneda. Los tipos de cambio se expresan en pares de divisas que pueden indicar, por ejemplo, cuántos dólares estadounidenses pueden cambiarse por un euro. Conocer los tipos de cambio que intervienen en su transacción comercial es necesario para comprender la totalidad de sus costes, ingresos y beneficios. El Instituto de Finanzas Corporativas, Gestión Financiera y Finanzas de Mercado ofrecen recursos sobre los tipos de cambio que se analizarán más adelante en esta guía.

Tipos de cambio

En términos generales, los tipos de cambio pueden ser «fijos» o «flexibles». Los tipos de cambio fijos vinculan la moneda local a otra moneda o activo para determinar el valor. Los tipos de cambio fijos se mantienen en el tiempo y no fluctúan con el mercado. En cambio, los tipos de cambio flexibles cambian constantemente y están determinados por el mercado de divisas y por lo que los operadores están dispuestos a pagar. Otros tipos de cambio son el spot, el forward y el dual. El tipo de cambio al contado es el precio actual de una moneda frente a otra con el plazo de entrega más corto. Los tipos de cambio a plazo se utilizan en los contratos para acordar transacciones de divisas en el futuro antes de que se pueda conocer el tipo de cambio al contado (para más información sobre los contratos comerciales, véase la guía sobrecontratos comerciales internacionales ). Los tipos duales se dan cuando una economía tiene un tipo de cambio fijo y otro flexible, o flotante. También hay situaciones en las que el tipo de cambio fijo oficial es diferente del no oficial, dado que, en última instancia, un tipo de cambio es la cantidad acordada entre dos transportistas de una moneda por otra.

¿Cómo pueden afectar los tipos de cambio a mi negocio?

Los tipos de cambio cambian constantemente. Esto significa que sus compras y ventas en el extranjero pueden tener un coste o un valor diferente al esperado cuando se convierten a su moneda local, afectando a sus beneficios. Tenga en cuenta que, además de las tarifas indicadas para una transacción, puede haber un cargo fijo o una comisión porcentual. Por ejemplo, si tiene intención de realizar muchas ventas pequeñas a través de las fronteras, algunos servicios de pago cobran una tarifa plana por transacción, que en la actualidad asciende a 24 dólares por transacción. Este nivel de costes imposibilita las pequeñas ventas.

Los tipos de cambio tienen un impacto directo en los bienes y servicios que usted compra o vende en el extranjero. Por ejemplo, si la moneda que utiliza su proveedor extranjero aumenta su valor con respecto a su moneda local, sus suministros del extranjero se encarecen. Debe decidir en qué moneda se pondrán a la venta sus productos. Muchas plataformas de comercio electrónico ofrecen productos con un precio de venta convertido a la moneda en la que se encuentra el comprador, otras ofrecen la venta en las principales monedas comercializadas, como el euro, el dólar o el RMB. Debe examinar detalladamente los términos, condiciones, cargos y cálculos de tarifas para ver cuál se adapta mejor a sus actividades comerciales.

Además, los tipos de cambio pueden tener efectos indirectos en las operaciones de su empresa. Por ejemplo, una reducción del valor de su moneda local con respecto a la moneda extranjera en la que se cotizan las importaciones de petróleo puede aumentar los costes de transporte, embalaje, energía y fertilizantes. Por otra parte, las ventas al extranjero realizadas en su moneda se vuelven más baratas y competitivas cuando la moneda de sus mercados objetivo aumenta su valor con respecto a su moneda local.

¿Qué puedo hacer para proteger mi empresa de los riesgos de cambio?

  • Controla los tipos de cambio: Organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de Pagos Internacionales (BPI) ofrecen cuadros de mando gratuitos que permiten seguir las actualizaciones diarias de los tipos de cambio entre el dólar estadounidense y algunas monedas del mundo. Para más información, véase el almacén de estadísticas del BPI y el asistente de tipos de cambio del FMI. Los convertidores de tipos de cambio, como x-rates.com y com, también pueden ayudarle a iniciarse en el cálculo de divisas para sus negocios.
  • Cubrir los riesgos del tipo de cambio: Las instituciones financieras ofrecen contratos a plazo que permiten a las empresas cubrir los riesgos de cambio estableciendo un acuerdo sobre el tipo de cambio aplicable para una fecha de pago determinada en el futuro. El uso de contratos a plazo puede ser adecuado si quiere evitar que las fluctuaciones del tipo de cambio afecten a sus transacciones comerciales en el extranjero. Aunque está protegido de los movimientos negativos de las divisas, tampoco se beneficiará de los tipos de cambio que puedan resultar favorables para su negocio. Otros instrumentos, como las órdenes de cambio o los derivados, pueden ser una opción si está abierto a la posibilidad de beneficiarse de los movimientos positivos de los tipos de cambio, pero está dispuesto a asumir los riesgos de perder con los tipos de cambio desfavorables. American Express y Toptal ofrecen más información sobre estrategias de cobertura.
  • Transacciones a plazo: Si comercia fuera de un país con tipos de cambio muy volátiles en relación con sus mercados de venta previstos, podría intentar fijar los tipos de cambio de sus costes de insumos y los tipos de cambio de su mercado de exportación al mismo tiempo mediante una transacción a plazo con una institución financiera. Este servicio tiene un coste que se calcula en función del tiempo que falta para el vencimiento de la operación y de la previsión de la entidad de financiación de cuál será el tipo real en ese momento.
  • Soluciones alternativas: Otras opciones que pueden ayudar a su empresa a mitigar los riesgos cambiarios son la creación de cuentas multidivisas o la firma de contratos denominados en su moneda local. También puede consultar los sitios web del banco central, las asociaciones de exportadores y las cámaras de industria y comercio de su país para identificar recursos adicionales para formular una estrategia de mitigación del riesgo financiero que se adapte mejor a las condiciones de su empresa.